9 maneras de superar el orgullo en una relación: consejos inspiradores

Superar el orgullo en la relación

Estar en una relación tiene sus altibajos. Es cierto que una pareja puede brindarle el apoyo y el amor que necesita para vivir una vida más fructífera; sin embargo, a veces también es inevitable que nuestros socios lastimen nuestro ego o orgullo, ya sea intencionalmente o no. Si no se lo menciona, este orgullo podría fomentar el resentimiento y conducir al final de la relación por completo. Para superar su orgullo y mantener intacta su relación, considere practicar y vivir de esta manera.

1. Acepte sus defectos.

Nunca puedes vencer el orgullo si no aprendes aceptación. Si has hecho algo mal, admítelo, no solo a tu pareja sino también a ti mismo. No permita que su orgullo lo domine para resistir la aceptación o reprimir la verdad. Esto sería difícil de hacer al principio, especialmente si su orgullo ya tiene un control absoluto sobre usted, pero una vez que supere este obstáculo inicial, resolver todo el problema será mucho más fácil

2. Aprende a disculparte.

Después de admitir con éxito sus deficiencias y errores, tendría que seguirlo con una disculpa. Al principio, esto podría afectarlo, especialmente si es una persona egoísta, pero recuerde que decir que lo siente es una buena manera de desarrollar humildad y reducir el orgullo. Es una declaración no solo para su pareja sino también para usted mismo de que está tomando posesión de sus acciones y que no está dejando que su ego se interponga en el camino

También te recomendamos leer: 12 mejores formas de decirle perdón a su pareja en una relación

3. Mira la imagen más grande.

Una forma de dominar el orgullo es mirando el panorama general. ¿Vale la pena dejar de hablar con tu pareja después de que él / ella lastimó tu orgullo al refutar tu creencia de que la Tierra es plana?? O vale la pena contar sus comentarios despectivos después de su argumento solo para sentirse empoderado y alimentar su ego? Si crees que valen la pena, entonces quizás puedas mantener intacto tu orgullo, pero lo más probable es que hagas mella en tu relación o incluso pongas su existencia en peligro a cambio. Hay situaciones en las que no vale la pena mantener su orgullo, ya que en el gran esquema de las cosas, seguramente perderá más. Aprende a mirar menos los árboles y más el bosque.

4. Comunicarse constantemente.

No siempre tenemos que superar el orgullo. A veces, simplemente debemos emplear medidas preventivas para que nuestros socios no los lastimen inadvertidamente, y aquí es donde entra la comunicación constante. Tenemos que comunicar nuestro estado mental y sensibilidades a nuestros socios, para que puedan evitar hacer cosas que dañar nuestro orgullo. Por supuesto, esta solución no es una prueba completa, pero puede, como mínimo, mitigar el número de casos en los que nos vemos obligados a confrontar y someter nuestro orgullo innato

5. No seas demasiado serio todo el tiempo.

A veces, nos ponemos demasiado a la defensiva de nuestro orgullo porque nos tomamos todo demasiado en serio. Consideramos cada comentario como un insulto potencial a nuestro hecho o carácter, o enfocamos demasiado nuestra atención en una sola cosa que la más mínima crítica nos pone al límite. No hay nada de malo en ser serio y vigilante, especialmente con las cosas que te apasionan, pero debería haber un equilibrio. Debes aprender a relajarte de vez en cuando. Hacer esto no solo te ayudará a no ser demasiado sensible con tu orgullo, sino que también te permitirá tener más momentos divertidos y locos con tu pareja.

6. Competir con moderación.

Ser competitivo es un buen rasgo. En una relación, puede ser un motivador saludable tanto para usted como para su pareja para mejorar y crecer aún más. Sin embargo, sea demasiado competitivo con su pareja y puede verse perjudicando su orgullo. Solo mantenlo moderado. El objetivo final de la competencia debe ser el desarrollo mutuo y no la proyección de la superioridad percibida.

7. Aprende a comprometerte.

Si aún no puede dejar de lado su orgullo por completo, no quiere ofender a su pareja, entonces quizás ambos deberían aprender a comprometerse. Si usted y su pareja, por ejemplo, están involucrados en una discusión acalorada sobre la cual vino primero entre el pollo y el huevo, entonces tal vez puedan ponerse de acuerdo en un punto medio o al menos respetar la creencia del otro sin aceptarlo. Aprender a comprometerse les ahorrará a ambos la molestia de tener que lidiar con su orgullo dañado y lo ayudará a evitar que se acumule una tensión grave en primer lugar

También te recomendamos leer: Cómo resolver problemas de relación sin romper

8. Sea feliz por el éxito de su pareja.

Si realmente amas y cuidas a tu pareja, deberías estar feliz por su éxito. No debes verla como una adversaria cuyos logros inherentemente socavan o desafían los tuyos. Esta es una forma poco saludable de pensar que terminará en odiar o envidiar injustificadamente a tu pareja. Si no ves a tu compañero como un enemigo, debes derrotar, sino más bien como un aliado que debes animar, entonces tu orgullo no recibirá un golpe cada vez que alcance un nuevo hito. Problema evitado.

9. Esfuércese por crecer juntos.

Las parejas que buscan aprender y crecer juntas son inmunes a la naturaleza corruptora del orgullo individual. Aliéntense mutuamente para perfeccionar sus fortalezas y trabajar en sus debilidades, y consideren el error del otro como una experiencia de aprendizaje para la relación. Si usted y su pareja actúan como una fuerza única y unida, también desarrollarán una especie de orgullo que no es personal y envidioso, sino holístico y alentador

El orgullo es algo que todos tenemos, y es completamente normal sentir abundancia de vez en cuando; sin embargo, no debemos permitir que se haga cargo de nuestros pensamientos y acciones, especialmente cuando puede poner en riesgo nuestra relación con las personas que amamos. Cuando la situación lo requiera, debemos estar preparados para evitarlo o, como mínimo, aflojar su control sobre nosotros

También te recomendamos leer: Cómo controlar el orgullo y superar la arrogancia

Francis Adrian Manalo Francis es un estudiante de derecho, geek tecnológico y entusiasta de la escritura. Cuando no está digiriendo casos o investigando los últimos artilugios, probablemente esté en aventuras con sus amigos gatos.