14 formas prácticas de ser una buena mamá: consejos inspiradores

Una buena mamá

Siendo una nueva madre, uno de mis pasatiempos ahora es estudiar formas prácticas sobre cómo ser una madre efectiva. Ahora entiendo por qué muchas mamás están fácilmente ansiosas, bueno, solo queremos lo mejor para nuestros bebés, ¿verdad??

Para todas las madres que desean mejorar sus estrategias de crianza, permítanme compartir con ustedes algunos consejos para ser una buena madre o incluso la mejor madre para sus preciosos hijos.

1. Estar sano.

Sí, como madres, siempre ponemos la salud de nuestros hijos primero. Sin embargo, ahora que lo pienso: si nos enfermamos y debilitamos, ¿cómo podríamos cuidar a nuestros bebés?? Por lo tanto, por mucho que protejamos la salud de nuestros hijos, no demos por sentado la nuestra. Comamos bien, dormimos tanto como podamos, seamos físicamente activos y tomemos multivitaminas, si es necesario.

2. Consulte a expertos para la atención médica adecuada de los niños.

Es bueno estar rodeado de madres experimentadas que son generosas al dar consejos para padres. Sin embargo, cuando se trata de las preocupaciones de salud y seguridad de nuestros hijos, es mejor si consultamos a los proveedores de atención médica primero antes de seguir sus consejos. Por ejemplo, si nuestro hijo se enfermó, deberíamos ir inmediatamente a su pediatra en lugar de darles cualquier medicamento recomendado por los padres interesados

3. Haga tiempo para sus hijos.

Ya sea como madre a tiempo completo o trabajadora, debemos recordar que nuestra responsabilidad principal ahora es criar a nuestros hijos para que se conviertan en buenos ciudadanos y alcancen su máximo potencial. Por lo tanto, no importa cuán ocupados estemos, dejemos de lado el tiempo para atender personalmente sus necesidades, unirnos a ellas regularmente y estar presentes cuando nos necesiten.

4. Limite su exposición a gadgets.

La mayoría de los niños en estos días están atrapados con teléfonos celulares, computadoras y otros dispositivos, lo que puede ser perjudicial para su bienestar. Los expertos culpan a este fenómeno de ser uno de los culpables de la obesidad, la mala habilidad social e incluso los problemas mentales, como la depresión, entre los niños de la Generación Z.

Permítanos evitar que esto les suceda a nuestros hijos limitando sus dispositivos y la exposición a Internet. En cambio, animémoslos a reunirse con amigos, jugar más juegos al aire libre y participar en actividades físicas

5. Establezca las reglas de la casa y sea firme con ellas.

Al igual que lo importante que es ser sistemático en el funcionamiento de cualquier organización, también necesitamos tener un sistema en casa. Esto nos ayudará a disciplinar a nuestros hijos y capacitarlos para ser responsables. Por ejemplo, podríamos establecer una regla que prohíba la televisión durante los días de semana, para que puedan concentrarse en sus estudios. Tener toque de queda, especialmente para menores, también es una buena idea

6. Inculcar disciplina en ellos.

En relación con el no. 4, es importante que hagamos que nuestros hijos comprendan la necesidad de disciplina. Personalmente, creo que un poco de azotes puede ayudar a los niños a crecer más responsables. También deberíamos usar el acondicionamiento para entrenarlos, como darles una recompensa por obtener buenas calificaciones en la escuela o no permitirles jugar afuera a menos que hayan ayudado a limpiar la casa.

También te recomendamos leer: 20 formas inspiradoras de ser un buen padre

7. Enséñeles a ser respetuosos.

No queremos que nuestros hijos crezcan de manera descortés hablando sin rodeos con aquellos mayores que ellos o ni siquiera saludando a sus maestros. Los buenos modales comienzan en casa, por lo que es nuestra responsabilidad enseñarles a ser corteses y respetuosos. Enseñémosles a honrar a sus padres, personas mayores y autoridades, y a respetar las creencias y opiniones de los demás.

8. No los presione para lograr algo.

Sí, sería genial si nuestros hijos siempre superaran sus clases y trajeran medallas a casa. Sin embargo, no todos los niños tienen inclinaciones académicas. Si los presionamos para que obtengan puntajes perfectos todo el tiempo, podrían terminar odiando la escuela con baja autoestima como resultado del fracaso de nuestras expectativas.

En lugar de usar presión, animemos a nuestros hijos a amar el aprendizaje y valorar la excelencia. Explíqueles los beneficios de obtener buenas calificaciones y participar en clase en lugar de asustarlos con castigos y regaños por no hacerlo bien

9. Entrenarlos para ser responsables.

Lo antes posible, capacitemos a nuestros hijos para que sean responsables. Una forma de hacerlo es enseñándoles y asignándoles tareas domésticas. También debemos alentarlos a tener un hábito de estudio y presentar sus requisitos escolares a tiempo.

10. Permítales explorar.

Si queremos que nuestros hijos crezcan de manera independiente, inteligente, ingeniosa y creativa, entonces debemos permitirles explorar su entorno. Permítales jugar en el bosque, conocer gente nueva, tener trabajos de verano, unirse a excursiones e ir de campamento.

Sí, es posible que haya dolores de corazón, fracasos, decepciones e incluso peligros en el camino. Sin embargo, si no permitiéramos que se expongan a estos, ¿cómo podrían estar listos para la dura realidad de la vida?? Lo mejor que podemos hacer es guiarlos y supervisarlos en estas aventuras.

11. Proporcione caminos para que desarrollen su pasión.

Para ayudar a nuestros hijos a alcanzar sus máximos potenciales, necesitamos apoyar su pasión y talento. Podemos alentarlos a unirse a clubes o asistir a talleres que los ayudarán a mejorar sus habilidades. Hágales saber que está orgulloso de lo que pueden hacer

12. Sé un modelo a seguir para ellos.

Si queremos que nuestros hijos crezcan con integridad como individuos bien educados y responsables, entonces es mejor que les demostremos cómo ser uno. Esta es la parte más difícil de ser madre. Nuestros hijos nos admiran, por lo que debemos comportarnos como queremos que sean. La mejor manera de enseñarles es a través de nuestro ejemplo.

13. Enséñeles a amar a Dios.

No esperemos a que la iglesia enseñe a nuestros hijos sobre quién es Dios, por qué deberían amarlo y seguirlo, y cómo orar. La mejor manera para que desarrollen devoción y fe en Él es creciendo en un entorno donde Dios es el centro. Es decir, como padres, nuestra misión es cultivar un hogar donde nuestros hijos aprendan a vivir una vida piadosa

14. Ore por ellos regularmente.

No importa cuánto demos lo mejor de nosotros, nunca seremos madres perfectas. No podemos proteger o mantener a nuestros hijos por el resto de nuestras vidas. Lo más poderoso que podemos hacer es rezar por ellos diariamente. Dios puede hacer mucho más por nuestros hijos, incluso más allá de lo que podemos pedir.

Just Love

Al final de todo, supongo que lo que más necesitan nuestros hijos de nosotros es nuestro amor. Mientras sepan que son amados, se sentirán seguros, completos y seguros. Más que proporcionarles cosas materiales, luchemos más para ser abiertos y expresivos con nuestros hijos sobre cuánto significan para nosotros

También te recomendamos leer: 14 formas efectivas de ser un buen papá

Consejos Inspiradores, por Revista Revista Wayside Riders